Conocer “Los secretos de las rocas” y así “revelar el patrimonio geológico del Parque Nacional Pan de Azúcar”, que administra la Corporación Nacional Forestal (CONAF), se podrá admirar ahora luego que el proyecto presentado para diseñar y ejecutar una muestra de ello recibiera el máximo financiamiento del concurso nacional de Proyectos de Ciencia Pública de Divulgación y Socialización del Conocimiento del Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación.

El proyecto, cuyo nombre completo es “Los secretos de las rocas: revelando el patrimonio geológico del Parque Nacional Pan de Azúcar”, fue presentado por Biodiversidad Chilena, en sociedad con CONAF y otros organismos, y se adjudicó el financiamiento máximo, de 40 millones de pesos, de una inversión total que involucrará más de 84 millones de pesos.

La idea aprobada corresponde a una exposición permanente de educación geológica en el Centro de Información Ambiental del Parque Nacional Pan de Azúcar, la cual consiste en un espacio didáctico de geología, un sitio de uso libre y gratuito que permitirá aprender sobre conceptos como la escala de tiempo geológico, tectónica de placas, el ciclo de las rocas y la formación de cordilleras; todo empleando un lenguaje adecuado y los recursos geológicos propios de este parque nacional.

Para la directora general del proyecto, Antonia Cornejo, la importancia de esta iniciativa es que “permitirá sociabilizar el conocimiento de la geología y también convertirlo en un nuevo atractivo turístico. Nuestro meta final es convertir este parque nacional en un geoparque, donde tanto los visitantes como la comunidad local accedan a este conocimiento y junto con entender la importancia geológica, sea una nueva atracción”.

Así también lo resaltó el director de CONAF Región de Atacama, Héctor Soto, quien señaló que “es una iniciativa que permite dar realce a una parte de los objetos de conservación de este parque nacional, que es justamente la geología que protege. Además, tiene un gran valor de vinculación comunitaria, ya que entregará nuevos conocimientos, especialmente a la comunidad aledaña a la unidad, con la cual venimos trabajando diferentes temas. Para muchos, cuando se habla de geología pensamos en la extracción de recursos de minerales, pero también es relevante para estudios de recursos energéticos, recursos hídricos y para estudiar los fenómenos naturales que suceden en la corteza terrestre”.

Cabe destacar que este proyecto también recibió el apoyo de la Municipalidad de Chañaral, del sindicato de buzos y pescadores de Pan de Azúcar, la Pontificia Universidad Católica de Chile, como también del arquitecto Camilo Moraes y de Sernatur Atacama.

Para Jorge Carabantes, jefe del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF Atacama, “la alianza estratégica con otros actores para promover la conservación y puesta en valor de las áreas silvestres protegidas de nuestra región es un aspecto clave y de mucha trascendencia para lograr el involucramiento de la comunidad con la protección de estos ecosistemas, variable que ha primado en la postulación de este proyecto desde su idea germen hasta la adjudicación de la iniciativa, donde la colaboración y compromiso de quienes apoyaron este proyecto fue muy importante para obtener este logro”, comentó.

La obra, que comenzará a ejecutarse en el verano del 2021, considera dos aulas autoguíadas. La primera, un jardín geológico, zona al aire libre donde se emplazarán muestras rocosas de gran volumen, organizadas para narrar un viaje en la historia geológica del parque; y la segundo sala, un espacio interactivo interior, equipado con un laboratorio para explorar propiedades físicas y químicas de las rocas, minerales y fósiles, una maqueta topográfica 3D sobre la que se proyectarán capas de información geológica, arqueológica y botánica, recreando los más de 300 millones de años de evolución del sector. También incluye un conjunto de infografías con explicaciones y modelos básicos de tectónica y procesos de formación de rocas.

En la justificación del proyecto, el equipo de Biodiversidad Chilena, integrado por Francisca Aguilera, Javiera Ruz, Felipe Aron, Gerd Sielfeld y Antonia Cornejo, detalló que “aprender sobre la Tierra y sus procesos no es únicamente interesante desde el punto de vista científico, sino que fundamental para la dimensión humana y la sostenibilidad responsable de nuestra sociedad”. Explicitó luego que “Chile se ubica en una posición tectónicamente activa y, frecuentemente, nos enfrentamos a fenómenos naturales y desastres, cuyo origen se encuentra íntimamente enraizado con procesos geológicos. Tan solo en la última década, terremotos, tsunamis, erupciones volcánicas y remociones en masa han cobrado cientos de vidas y puesto en riesgo muchas otras, así como también han impactado en nuestra economía e infraestructura”.

Por lo mismo, contar con el conocimiento sobre la causa natural de las amenazas naturales contribuye significativamente en la mitigación y prevención de sus efectos adversos, ya que una sociedad informada y consciente toma decisiones fundamentadas y responsables, y se construye de manera sostenible.

Cabe destacar que este proyecto también recibió el apoyo de la Municipalidad de Chañaral, del sindicato de buzos y pescadores de Pan de Azúcar, la Pontificia Universidad Católica de Chile, como también del arquitecto Camilo Moraes y de Sernatur Atacama.
Cabe destacar que este proyecto también recibió el apoyo de la Municipalidad de Chañaral, del sindicato de buzos y pescadores de Pan de Azúcar, la Pontificia Universidad Católica de Chile, como también del arquitecto Camilo Moraes y de Sernatur Atacama.
12 noviembre, 2020