Orientaciones e inscripciones online y entrega con aforos limitados, no más de cuatro personas por día, es parte del sistema con que CONAF ha mantenido activo su Programa de Arborización en la región de Arica y Parinacota.

Así lo dio a conocer la encargada de la Unidad Ecosistemas y sociedad de CONAF regional, Gema Rudolph, quien explicó que la producción de este año, entre los dos viveros que la institución mantiene en la región, ascenderá a más de 18 mil plantas, superando la producción del 2020.

Las personas interesadas en recibir árboles o arbustos, pueden hacerlo escribiendo a los correos pamela.moscoso@conaf.cl y gema.rudolph@conaf.cl Ambas profesionales harán llegar un formulario único para las solicitudes, el que debe llenarse y ser devuelto con algún documento que acredite propiedad, arriendo u otra forma de tenencia de la propiedad donde se harán las plantaciones.  Las entregas en tanto, se avisarán al correo electrónico de las personas, con las recomendaciones de seguridad para acudir al vivero Las Maitas, donde la atención se restringe a quienes han sido citados.

Gema Rudolph explica asimismo que “la cantidad de plantas a entregar variará si se trata de un terreno urbano o periurbano y si hay disponibilidad de espacio o se trata de una industria o terreno mayor. Para las casas en tanto, ya sea para el frontis o jardines internos las entregas no debieran ser mayores a cuatro árboles por domicilio, pues hay que considerar espacios de seis por seis metros para los árboles y algo menos para los arbustos, pero siempre damos las orientaciones en cada caso”.

De modo paralelo se fomenta también las capacitaciones vía online. Durante el 2020 participaron 56 personas en diversos talleres vía remota, que dictó la profesional Pamela Moscoso, y que incluyeron desde la descripción de los ecosistemas de la región, hasta las técnicas de plantación, poda, plagas y formas de su control.

Distribución
Producir en esta época de pandemia no ha sido fácil.  Entre las dificultades mayores figura la colecta de semillas y la forma de trabajar en períodos de cuarentena que ahora se repetirá por cuarta vez en Arica.  Gema Rudolph comenta que “lo más complejo de enfrentar al estar en cuarentena son los turnos de asistencia del personal, la disminución en los horarios de trabajo presencial o el hecho de no poder recibir estudiantes para hacer práctica, todo ello añade complejidad para los avances de la meta de producción”.

Pese a las dificultades, la labor de los viveros CONAF sigue adelante y además dando cumplimiento a diversos propósitos.  Héctor Peñaranda, director regional de la institución, detalla que “la producción de plantas permite alimentar tres líneas diferentes de trabajo, y en todas ellas figuran especies nativas.

“Una de ellas es el Programa Arborización, que además incluye un proyecto comunitario cada año.  Pero además mantenemos la línea de Forestación Subsidiaria que permite entregas a nivel rural para predios campesinos. Junto con ello hay un fuerte componente para nuestra línea de enriquecimiento ecológico de los bosques de queñoa tanto desde el proyecto Manejo sustentable de la tierra como con el convenio con Conadi, que incluye además especies tan valiosas como la llareta.

Este año, ese desglose en materia de producción se reparte en 2.000 plantas para forestación subsidiaria, 13 mil para el Programa Arborización, ambos ítems repartidos entre las provincias de Arica y Parinacota y 3.700 plantas para forestación del bosque y proyectos vía convenios desarrollados en Parinacota.  Este conjunto no deja de ser importante tanto para los beneficios que entregan los árboles a una comunidad, sino como aporte a la mitigación contra el cambio climático, un aporte que puede ejercer cualquier persona.

28 abril, 2021