Para evitar la depredación y trasmisión de enfermedades a especies de fauna nativa que habita en áreas silvestres protegidas, CONAF puso en marcha un operativo sanitario dirigido a las mascotas de los usuarios agricultores, ganaderos y del manejo forestal de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

El primer operativo organizado por CONAF y que contó con el apoyo de la SEREMI de Agricultura, se desarrolló en el sector de Bajo Soga, comuna de Huara. En el sitio se atendieron las mascotas de los agricultores, el que consistió en un control sanitario para luego ser inmunizados, y desparasitados, además de entregar información sobre tenencia responsable a los propietarios, junto con tener un catastro de perros y gatos que actualmente hay en la reserva.

La iniciativa inserta en el programa de Control de Amenazas en la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal, busca implementar la normativa para el manejo de perros y otras mascotas en las áreas protegidas para lograr, en el mediano y largo plazo, la no presencia de mascotas, tanto de visitantes y poblaciones aledañas, que puedan afectar a la fauna nativa tanto por caza como por transmisión de enfermedades.

Jorge Valenzuela, médico veterinario, jefe de la sección de Conservación de la Diversidad Biológica de CONAF, explica que “este operativo forma parte del control de amenazas al interior de las áreas protegidas, y además es un mecanismo para difundir la normativa para el manejo de perros y otras mascotas en las áreas silvestres protegidas. También se busca abordar esta problemática, que no es sólo ecológica sino que también social, involucrando a los habitantes rurales del sector”.

La presencia de perros y gatos al interior de áreas silvestres protegidas es una situación compleja, comenta Valenzuela, ya que existen antecedentes e investigaciones que documentan diversos impactos negativos, tales como la depredación, la transmisión de enfermedades, la competencia por recursos y perturbación a especies silvestres, muchas de ellas en nuestro país en categoría de conservación, producida por perros y gatos.

Edwin Cuba, quien llevó a su gato hasta el operativo, agradeció la medida adoptada por CONAF, señalando que “está muy bueno que se haga esto, porque así nosotros estamos confiados de que nuestros animales están protegidos y no se contagiarán enfermedades entre ellos, y además cuidamos el ambiente”.

Por su parte, Julio Barros, director de CONAF Tarapacá, junto con destacar la participación de todos los agricultores en este operativo sanitario, indicó que “actualmente, un conjunto amplio de amenazas están produciendo daños que alteran la naturalidad e integridad ecológica del sistema. Bajo esta línea, CONAF implementó una normativa que busca evitar la tenencia y circulación de perros dentro de las áreas silvestres protegidas. Por eso estamos buscando esta solución con nuestros usuarios, y este operativo es el primer paso”.

9 septiembre, 2016