Un 202 % aumentaron las poblaciones de aves acuáticas y ribereñas que habitan, descansan o se alimentan en la Reserva Nacional El Yali, según el último censo elaborado por el personal guardaparque de esta área silvestre protegida del Estado, situada en la comuna de Santo Domingo, en la provincia de San Antonio. De acuerdo al estudio, entre los meses de junio y julio del presente año, el número de ejemplares subió de 665 a 2.009.

Al respecto, el director de CONAF Región de Valparaíso, Héctor Correa, explicó que el positivo balance se debe a la recuperación de las tres lagunas que componen este complejo de humedales, especialmente Matanzas (la de mayor tamaño), que durante este verano se secó completamente, por primera vez, debido al cambio climático y la extracción del recurso hídrico en el estero Las Rosas. “Gracias a las últimas precipitaciones, actualmente, el espejo de agua de este lugar considera una superficie de 50 hectáreas con una profundidad de un metro ”, agregó.

En la misma línea, aseveró que la recuperación de los cuerpos de agua, tras la caída de más de 340 milímetros del vital elemento en la zona costera de Santo Domingo,  motivó el regreso de aves representativas, entre ellas los patos gargantillos (Anas bahamensis), los flamencos chilenos (Phoenicopterus chilensis) y los cisnes coscoroba (Coscoroba coscoroba), con 316, 286 y 91 ejemplares, respectivamente.

“Para nosotros el caso más llamativo es el del flamenco chileno, una especie en categoría de conservación vulnerable, que está asociada a los salares del norte de Chile y a los canales del sur, en la Patagonia. Es muy difícil poder apreciarlos en la zona centro, por lo tanto, es una muy buena noticia que hayan llegado en gran cantidad este mes”, recalcó Correa.

Por su parte, la jefa de la Sección de Conservación de la Diversidad Biológica de CONAF Valparaíso, Javiera Meza, manifestó que “el aumento de los niveles de agua es una de las cosas más relevantes y lo que ha permitido que la avifauna volviera a la reserva y en un número bastante significativo, considerando también algunas especies emblemáticas. Tenemos que pensar que tuvimos dos lagunas completamente secas durante el verano, que son la Colejuda (la más pequeña) y Matanzas”.

Según detalló la experta, eventos naturales como las marejadas también han afectado a la reserva nacional. “Después del tsunami, la laguna Albúfera quedó mucho más expuesta y cercana a la línea de costa y altas mareas, entonces ahora tenemos una influencia mucho más marina. Eso ha hecho cambiar un poco la avifauna, teniendo más presencia de aves de este origen”.

Finalmente, Meza invitó a los amantes de la ornitología a conocer el complejo de humedales El Yali, especialmente en este momento, puesto que es “bastante importante el tema de la cantidad, la variedad de avifauna y sobre todo de especies que no se ven habitualmente en la zona central”.

Cisnes Coscorobas.
Cisnes Coscorobas.
29 julio, 2016