El Parque Nacional Morro Moreno celebró su décimo aniversario desde que fue incorporado al Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) en la categoría de parque nacional el 15 de abril de 2010.

En este lugar se protegen más de 7 mil hectáreas, y alberga a una gran cantidad de especies endémicas, recursos marinos, vegetacionales, geológicos, paisajísticos y arqueológicos únicos en el país. Es una zona de gran importancia para la investigación científica, la educación ambiental y el cuidado del medio ambiente.

“En el parque encontramos más de 90 especies de flora y 195 especies de fauna, además de importantes restos arqueológicos como conchales y estructuras habitacionales con una data aproximada de 5000 años, las que fueron dejadas por comunidades de recolectores y pescadores costeros”, enfatizó el administrador del Parque Nacional Morro Moreno, José Luis Jara.

UNA DÉCADA DE TRABAJO
Luego de posicionarse en el área y de establecer los primeros vínculos junto a la comunidad de Juan López durante 2010, se comenzaron a generar los primeros proyectos de infraestructura de senderos y miradores, los que fueron realizados por los voluntarios del programa Vive tus Parques que desarrolla INJUV- CONAF.

Todo este trabajo ha sido apoyado por instituciones públicas y privadas, destacando el club deportivo cultural Geoecoaventura, AMSA, PCT- UCN, FNDR, entre otros, quienes han permitido al parque posicionarse como un polo de desarrollo educativo y científico, logrando la adjudicación de diversos proyectos como la implementación de infografías de autocuidado en senderos, programas de limpieza y la puesta en marcha del primer monociclo inclusivo de toda la zona norte del país.

“En estos últimos años hemos intentado relevar a este parque nacional pues se encuentra muy cercano a la ciudad de Antofagasta y es muy rico en biodiversidad y patrimonio cultural. Dentro de las acciones para lograr una accesibilidad universal destaca que gracias a la alianza del mundo privado con el público Morro Moreno cuenta con el primer monociclo inclusivo destinado a facilitar la experiencia de visita para personas con movilidad reducida, pasando a ser así la primera área protegida de la zona norte en contar con este elemento tan valioso que permite que todos, sin excepción, puedan disfrutar de este interesante parque nacional”, indicó el director regional de CONAF, Cristián Salas Papasideris.

ESPECIES PROTEGIDAS
Gracias a los monitoreos y fiscalizaciones que constantemente realizan los guardaparques, tanto al interior como en las inmediaciones del parque nacional, se ha podido evidenciar el cambio positivo que han tenido las acciones de conservación implementadas en esta área protegida. Es así que especies representativas como el zorro chilla (Lycalopex griseus), el lile (Phalacrocorax gaimardi), el lobo fino (Arctophoca australis), entre otros, están retomando cada vez más zonas que antiguamente les fueron desplazadas por el mal uso del territorio.

Cabe destacar la presencia de flora endémica del parque, encontrando especies como destacar el copao de morro (Eulychnia morromoronoensis) y el quisquito (Eriosyce occulta).

15 abril, 2020