El matuasto es un reptil en peligro crítico de extinción, que vive en muy pocos lugares en el país, dentro de los cuales la población más conocida se encuentra en el Parque Nacional Laguna del Laja, área silvestre protegida administrada por la Corporación Nacional Forestal (CONAF).

Durante estos meses de invierno, el matuasto hiberna para refugiarse del frío, esperando pacientemente la llegada de la temporada primavera-verano para nuevamente disfrutar del sol en las cómodas rocas existentes en el parque nacional.

Al respecto el director regional de CONAF, Francisco Pozo Alvarado, dijo que la institución ha estado desarrollando una serie de monitoreos de fauna en las áreas silvestres protegidas de la región, “principalmente a través de cámaras trampa, como en los casos de la Reserva Nacional Nonguén y la ex Reserva Forestal Contulmo, y también monitoreos de terreno, en que nuestros profesionales hacen un seguimiento in situ de la especie para ir estudiando su comportamiento en tiempo real, como ha ocurrido con el matuasto en el Parque Nacional Laguna del Laja. En este último caso, se estudió la vegetación y las rocas donde vive este reptil, por lo que a nuestros guardaparques se sumaron profesionales de geología y de recursos naturales”.

El directivo explicó que durante el proceso de estudio en terreno, “se encontró una relación importante entre el matuasto y las características geológicas de la rocas en que vive, como el origen de éstas, su porosidad, tamaño y presencia de grietas, lo que explica la ubicación de esta especie en el parque nacional, también a lo largo de la ruta Q-45 y en el trayecto hacia la Sierra Velluda. En este último lugar, además, se pudo apreciar un grupo familiar de matuastos alimentándose de los tréboles que crecían en la humedad del suelo, destacando el registro en video de una hembra adulta”.

La autoridad enfatizó que esta unidad, ubicada en la comuna de Antuco, mañana 25 de junio cumple 62 años y que durante todo ese período ha destacado en la protección y conservación de diversas especies de flora y de fauna, como ciprés de la cordillera, el maihuén, maitén del Chubut, radal enano, cóndor, tuco-tuco, tunduco, vizcacha y matuasto, entre otros.

El Parque Nacional Laguna del Laja posee una superficie de 11.889,5 hectáreas, y sus principales senderos son Salto Las Chilcas; Salto El Torbellino; Volcán Antuco; Laguna del Laja; Sierra Velluda; y Los Coigües.

Finalmente, el director regional de CONAF enfatizó que en la Región del Biobío, hasta el momento, todas las áreas silvestres protegidas se mantienen cerradas al acceso público, debido a la situación epidemiológica del país derivada de la pandemia del COVID 19, por lo que hizo un llamado a la comunidad a respetar esta medida “porque hablamos de un bien mayor, que es la salud y la vida de las personas”.

24 junio, 2020