Los guardaparques que trabajan en la Reserva Nacional Mocho Choshuenco, que en la región administra CONAF Los Ríos, deben estar constantemente capacitándose en técnicas de montaña y, por tal motivo, recientemente fueron parte de un curso teórico – práctico sobre esquí de montaña o randoné.

El equipo de guardaparques de la reserva, encabezados por su administrador, Emilio Beltrán, participaron en este curso, de dos días, dictado por Alerce Capacitaciones, en el cual, además de aprender el funcionamiento general del esquí randoné, revisaron técnicas básicas de cómo esquiar, postura adecuada sobre el esquí, técnicas de frenado y de giros en pendiente, entre otros conceptos.

Cabe señalar que la práctica de esquí randoné consiste en caminar por valles y subir cerros, para luego descender por sus laderas con técnicas de esquí. Esto le permite a quienes lo practican, llegar a zonas remotas y de difícil acceso, por lo tanto, poder dominar la técnica es una herramienta de suma utilidad para los guardaparques de esta unidad de montaña.

“Nuestros guardaparques durante todo este periodo de pandemia, han realizado una gran labor, la de conservación y resguardo de nuestras áreas silvestres y, además, han participado en distintas capacitaciones, mediante las cuales han internalizado útiles conocimientos para el desarrollo de sus labores. Esta última, la de esquí randoné, es muy positiva dada las características de la reserva. Gracias a ella, los guardaparques potencian sus conocimientos, ejercitan, aprenden y refuerzan técnicas de seguridad, rescate y uso, lo que les permitirá desenvolverse de mejor forma” señaló Oscar Droguett, director regional de CONAF Los Ríos.

Por su parte, Emilio Beltrán, administrador de la reserva nacional, destacó el curso señalando que “aprendimos sobre el funcionamiento general del esquí randoné, a como instalar las pieles de manera correcta al esquí, la postura de las botas en modo randoné, revisamos cómo realizar las fijaciones, todo esto con el fin de poder deslizarse de forma más segura”, indicó, añadiendo que “con la capacitación y ayuda en esta modalidad, los patrullajes se realizan de manera más segura y extensa. Nos ha permitido acceder con facilidad a lugares de compleja geografía en esta área silvestre protegida”.

Finalmente, Erwin Martínez, representante de la empresa capacitadora, se refirió al trabajo realizado, resaltando que “las áreas silvestres protegidas merecen toda nuestra atención y consideración, y de manera especial los guardaparques que allí trabajan, quienes llevan a cabo una labor gigantesca y noble, la de mantener estas zonas con estándares de primer nivel, con herramientas positivas que contribuyan a su desarrollo y profesionalismo”.

Funcionamiento de la reserva
Actualmente, esta área silvestre protegida del Estado se encuentra abierta para ingreso y uso público, de miércoles a domingo y festivos, de 9 a 16 horas.

El ingreso a la reserva nacional está regido por un estricto protocolo COVID-19, que es materializado en terreno por los guardaparques del área (ingreso en grupos pequeños, de no más de 10 personas, con un total diario no superior a las 50 personas; uso obligatorio de mascarilla, distancia física de al menos dos metros; tiempo máximo de estadía en el interior de la unidad será de 2 horas y media, entre otras).

5 noviembre, 2020