El compartir y profundizar las experiencias en la gestión de conservación de áreas protegidas, especialmente en sistemas de monitoreo, en el manejo de zonas de uso público dentro de áreas protegidas y en funcionalidades estructurales para la creación de capacidades institucionales, con énfasis en flujos de comunicación interna y externa, son las bases del convenio de colaboración entre la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y el Servicio Forestal de Estados Unidos.

El objetivo de este convenio, como lo explica Maximiliano Sepúlveda, jefe del departamento de Planificación y Desarrollo de la Gerencia de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF, es aprovechar la experiencia que poseen los profesionales e investigadores del servicio forestal estadounidense que administran y gestionan los Bosques y Praderas Nacionales, que si bien consideran la visitación con fines recreativos mediante el concepto de “Recreación Sostenible”, tienen como eje fundamental la conservación de estos ecosistemas, al igual que nuestros parques nacionales, reservas nacionales y monumentos naturales.

Además, según Sepúlveda, el convenio generará insumos importantes para la nueva metodología de planificación (estándares abiertos) que está implementando CONAF para desarrollar los planes de manejo de las unidades del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado, la cual permite una gestión más efectiva y eficiente para la conservación de estas unidades, ratificado por su uso a nivel mundial por parte de organizaciones de conservación estatales y de la sociedad civil.

El , quienes además tuvieron la oportunidad de conocer en terreno el trabajo con la nueva metodología en el Parque Nacional La Campana, en la Región de Valparaíso, donde se ha trabajado con la comunidad, expertos y científicos en la definición de la visión y de los objetos de conservación biológicos y culturales de este parque.

Para Andrea von der Ohe, el poder plasmar este convenio de colaboración es muy importante ya que “venimos realizando esta labor con diferentes países a nivel mundial, porque a nosotros también nos interesa conocer las experiencias que se desarrollan en países como Chile. Al igual que ustedes, también estamos cambiando paradigmas de trabajo en el caso de la administración de los Bosques y Praderas Nacionales, especialmente ante los nuevos desafíos que tenemos, por ejemplo, ante el cambio climático, lo que nos ha llevado a replantearnos los sistemas de trabajo y buscar cada vez más la cooperación, por ejemplo, de la comunidad”.

En este mismo sentido, Maximiliano Sepúlveda precisó que “nos interesa mucho conocer el sistema de monitoreo que han implementado, porque una de las metas centrales en la aplicación de la metodología de estándares abiertos es tener un diseño de monitoreo sistemático que nos permitirá lograr trazabilidad entre las estrategias, o actividades que desarrollaremos, y los resultados en el control de amenazas y mejora del estado de los objetos de conservación de las áreas protegidas, ya sean estos ecosistemas o especies”.

Programa de trabajo conjunto se estructuró luego de la visita de las profesionales Andrea von der Ohe, asesora regional, y Rebecca Ciciretti, especialista del programa para Latinoamérica y El Caribe, del Servicio Forestal de Estados Unidos.
Programa de trabajo conjunto se estructuró luego de la visita de las profesionales Andrea von der Ohe, asesora regional, y Rebecca Ciciretti, especialista del programa para Latinoamérica y El Caribe, del Servicio Forestal de Estados Unidos.
15 julio, 2016