Con la finalidad de reducir las diversas brechas de infraestructura, conectividad y fomento productivo de las comunas de Huara, Camiña y Colchane, el Gobierno Regional de Tarapacá ha impulsado el Plan de Desarrollo Regional Tamarugal Norte. En esta línea, y para aportar a la sustentabilidad y mejoramiento ambiental de estos territorios, CONAF ejecutará un potente proyecto de forestación en Huara y Colchane.

Es así que el proyecto de forestación y enriquecimiento forestal de la Pampa del Tamarugal fue acogido en el ítem de inversión de fomento productivo y desarrollo sustentable del plan Tamarugal Norte, por un monto que supera los 616 millones de pesos en inversión, para ejecutarse en un periodo de 8 años en ambas comunas.

La iniciativa presentada por CONAF busca aumentar la cobertura vegetal regional mediante la plantación de tamarugos en Huara y de queñoas en Colchane, con la finalidad de combatir la erosión que presentan estos suelos, mejorándolos a través de la forestación y, por consiguiente, aumentando la disponibilidad de agua para el consumo humano y ganadero. De esta forma, al dotar de vegetación los suelos se produce una estabilización de ellos, permitiendo disminuir la evaporación del acuífero que sustenta del recurso hídrico a las comunidades.

El director regional de CONAF Tarapacá, Juan Ignacio Boudon, explicó que en el caso de Colchane se intervendrán 16 hectáreas comunitarias, mientras que en Huara se contempla estabilizar 80 hectáreas en terrenos desprovistos de vegetación y disminuyendo la evaporación del acuífero en un 90%. “Está demostrado que un suelo carente de vegetación evapora 1200 litros por segundo por hectárea, en contraste con una hectárea de suelo con tamarugo que solamente evotranspira 200 litros por segundo”, sostuvo.

“Si bien se ha avanzado en obras de captación de aguas lluvias, es importante avanzar en iniciativas que contribuyan a mitigar los nocivos efectos de la sequía y desertificación. Por eso creemos que este gran plan de forestación permitirá combatir la escasez hídrica extrema, mejorar la calidad de los suelos y, además, podremos aumentar la superficie regional de plantaciones nativas”, recalcó el directivo.

Asimismo, enfatizó que este proyecto de forestación es el segundo más amplio realizado en la región luego de la plantación que realizó CORFO en los años sesenta y que dejó como legado los bosques que actualmente componen la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

Este año partirá la ejecución del proyecto, señala Juan Ignacio Boudon: “tendremos una importante tarea por delante al realizar la reforestación más grande de la región luego de la realizada por CORFO, además seremos pioneros en la forestación de queñoa. Con esto dejaremos instalado un gran patrimonio forestal que contribuirá a mejorar la calidad ambiental y social de estos territorios”.

17 agosto, 2020