Un llamado a cuidar el patrimonio natural de la región de Atacama realizó el Departamento de Áreas Silvestres Protegidas de CONAF Atacama tras el descubrimiento de dos hechos que atentan contra la conservación y la biodiversidad. La Corporación Nacional Forestal extiende este llamado a que la comunidad denuncie cuando sea testigo de estos hechos, ya sea en el mismo parque nacional donde fue observado, así como en Carabineros, PDI o SAG.

A principios de enero fue hallado un guanaco muerto en playa blanca al interior del Parque Nacional Pan de Azúcar, aparentemente atacado por perros. A ese hecho se suma la extracción ilegal de cactáceas al interior de la unidad, específicamente en el sector de Pampa Blanca.

En ambos casos se activaron los protocolos de denuncia de la Corporación Nacional Forestal, en este caso con el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), la municipalidad de Chañaral, Carabineros y la Brigada de Investigación de Delitos contra el Medio Ambiente de la PDI.

Al respecto Jorge Carabantes jefe del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas y director (S) de CONAF Atacama afirmó que “para nosotros es fundamental que la comunidad atacameña tome real conciencia de ayudarnos a proteger y conservar la flora y fauna que existe al interior de los parques nacioanles, denunciando cualquier tipo de ilícito que se pueda estar cometiendo en contra de las especies nativas que protegemos”.

Los guardaparques de CONAF detectaron al menos 26 individuos de Copiapoa cinerea de la variedad columna alba, una cactácea típica del parque Nacional Pan de Azúcar, arrancadas de raíz y apiladas en tres puntos de acopio, no obstante, no se pudo encontrar a los responsables del hecho.

Las especies vegetales y animales que existen al interior del Parque Nacional Pan de Azúcar se encuentran protegidas por el Decreto Supremo 527 de 1985 que crea esta área protegida del estado con la finalidad de conservar los recursos y ecosistemas que en ella se encuentran.

27 enero, 2016