La semana pasada se concretó por cuarto año consecutivo una expresión del cariño, con que un grupo de personas que trabaja en el Parque Nacional Torres del Paine demuestra su compromiso desinteresado con la conservación y cuidado de esta área silvestre protegida del Estado.

A través de jornadas de trabajo voluntario en los alrededores de 76 km de senderos que conforman el circuito de caminata conocido como “W”, una treintena de personas realizó faenas de limpieza y recolección de desechos durante cuatro días, enfrentando temperaturas bajo cero durante gran parte del tiempo.

La actividad, convocada por la Asociación Gremial de Guías Turísticos Locales de Puerto Natales y apoyada por CONAF, es una idea original del guía Javier Rojel (conocido como Flash) y se ha convertido en una tradición de quienes trabajan en el Parque Nacional Torres del Paine. El objetivo es recoger residuos esparcidos por el viento, basura dejada por visitantes que no respetan las reglas del parque y los desagradables rastros de “baños” que muchos improvisan a solo metros de los senderos. En abril de este año se había realizado además una limpieza de caminos, también impulsada por voluntarios.

Se sumó al esfuerzo de organización la Asociación Medio Ambiental AMA Torres del Paine, y como auspiciadores se hicieron presente la Municipalidad de Torres del Payne, Agroindus MacLean Ltda., Vértice S.A., Hotel Explora S.A., Sodexo, Hotel Lago Grey, Fantástico Sur S.A., Hotel Las Torres, Turismo Patagonia Trips y Ecocamp, apoyando la logística que requería esta campaña.

El superintendente (S) del Parque Nacional Torres del Paine, Michael Arcos, recalcó que “queremos agradecer de manera especial a todos los participantes, guías y choferes de turismo, funcionarios de la Municipalidad de Torres del Payne, voluntarios de AMA, trabajadores de las empresas auspiciadoras, guardaparques y personas que voluntariamente quisieron sumarse a esta iniciativa”.

Arcos agregó que “el principal desecho recolectado es papel higiénico y elementos asociados, como toallas sanitarias, toallas húmedas, entre otros. Por ello, estamos trabajando en una campaña para la próxima temporada, enfocada a controlar ese tipo de desperdicios y a lograr que los visitantes tengan conciencia de que, si tienen que improvisar un baño, lo hagan con técnicas de mínimo impacto, lejos de los cursos de agua”.

Añadió que “como dice Flash, el mensaje es claro y sencillo: ingresar al parque, disfrutar sus bellezas y llevarse las basuras y desperdicios que genere en su visita”.

El total recolectado fue de 50 kilos de basura sin secar, más 80 kilos de alambre de antiguos cercos ganaderos. La actividad se inició el martes 3 de mayo con una reunión de coordinación en la Sede Administrativa de CONAF (en la foto) y culminó el pasado viernes 6, con una cena de camaradería ofrecida por el camping Pehoé, administrado por Sodexo.

El total recolectado fue de 50 kilos de basura sin secar, más 80 kilos de alambre de antiguos cercos ganaderos.
El total recolectado fue de 50 kilos de basura sin secar, más 80 kilos de alambre de antiguos cercos ganaderos.
12 mayo, 2016