La Escuela F-887 “Isla del Laja” de Los Ángeles, se ubica en el sector poniente de la comuna, una de las zonas de interfaz de mayor ocurrencia de incendios de pastizales y forestales de acuerdo a un estudio de CONAF Región del Biobío. Es por ello que, desde el año pasado, la Corporación desarrolla en este establecimiento su programa de educación ambiental denominado Forestacuentos, dirigido a alumnos de pre-kínder, kínder y primer año básico y cuyo objetivo es la formación valórica de los más pequeños y que, en el futuro, esos valores puedan aplicarlos en el cuidado de su medioambiente, permitiéndoles vivir en armonía con su entorno.

Esta mañana se realizó la ceremonia de cierre de la temporada 2016 de este programa, en la comuna en donde los alumnos presentaron números artísticos relacionados al respeto hacia el medioambiente y además hicieron entrega oficial a CONAF de sus trabajos finales, que son cuentos creados por ellos mismos y donde el protagonista de esas historia es Forestín, símbolo institucional de la Corporación.

En la oportunidad, el jefe regional de Prevención de Incendios Forestales de CONAF, Rodrigo Muñoz, indicó que “el sector poniente de Los Ángeles es la interfaz con mayor ocurrencia de incendios en la comuna, por lo tanto los esfuerzos y recursos que tiene la Corporación en materia preventiva se están concentrando aquí, de tal manera de poder hacer diversas acciones que nos lleven a obtener buenos resultados en la disminución de la ocurrencia de incendios”.

El profesional precisó que el tema de la educación ambiental es “tremendamente relevante para CONAF, porque creemos que son los niños los que van a cambiar las conductas a los adultos, que son quienes que de alguna forma generan los incendios de manera intencional o involuntaria; y tomando en cuenta además que más del 90% de los incendios forestales en el país son generados por las personas”.

Con el programa Forestacuentos, el Gobierno a través de la Corporación Nacional Forestal busca fortalecer sus acciones de prevención de incendios forestales que pueden destruir los ecosistemas y también los bienes de los vecinos. Además, pretende fomentar en los niños más pequeños el respeto y amor por la naturaleza y el medioambiente y al mismo tiempo desarrollar y potenciar otras capacidades como hablar en público, leer, escuchar y sobre todo el usar su imaginación, todo esto a través de la creación de un cuento que mostrará los aprendizajes alcanzados; cuentos que al finalizar el ciclo de aprendizaje son entregados a Forestín.

Para la coordinadora de educación ambiental del DAEM de Los Ángeles, Marcela Pérez, el Forestacuentos “nos permite reforzar lo que está haciendo esta escuela, porque ellos se han certificado ambientalmente desde el año pasado y este programa nos fortalece y contribuye de modo de generar más acciones en los más pequeños. El programa en sí es maravilloso, porque se logra que toda la comunidad educativa este creando conciencia, tanto en el cuidado con el entorno y principalmente lo que hace CONAF con la prevención de los incendios forestales”.

Forestacuentos se inició en noviembre del año 2008 como proyecto piloto con el diseño de sus bases curriculares, la orientación pedagógica y la estrategia de trabajo; sus primeros pasos fueron con pedagogos del Colegio Creación, de Concepción. Desde entonces fue avanzado hasta conformarse en un programa como tal impartiéndose a un total de 120 escuelas y colegios de las cuatro provincias de la región, alcanzando a más de 6 mil niños. Durante el año 2016, 2.200 niños participaron del Forestacuentos, pertenecientes a las 24 comunas de mayor ocurrencia de incendios forestales de interfaz en las cuales trabaja Conaf con su programa de prevención de incendios.

1 diciembre, 2016