Para que puedan transmitir el mensaje de la prevención de incendios forestales a través de las diferentes asignaturas que imparten a cerca de tres mil estudiantes de enseñanza básica en la Región de Valparaíso, creando conciencia respecto a esta materia entre los escolares y sus núcleos familiares, la Corporación Nacional Forestal (CONAF) capacitó a 99 profesores que, mayoritariamente, se desempeñan en establecimientos educacionales emplazados en sectores de alta vulnerabilidad ante este tipo de siniestros.

Lo anterior, en el marco del programa “Educación ambiental sistemática para la prevención de incendios forestales”, iniciativa que está certificada por el Centro de Perfeccionamiento e Investigaciones Pedagógicas de Santiago (CPEIP), organismo dependiente del Ministerio de Educación que diseña, implementa y evalúa la política nacional de desarrollo profesional de los docentes.

Al respecto, el jefe regional de la Sección de Prevención de Incendios Forestales de CONAF, Daniel Ariz, aseveró que, durante los meses de junio, julio y principios de agosto, se realizaron cursos teórico-prácticos en las comunas con mayor cantidad de emergencias de índole forestal, es decir, Valparaíso, Viña del Mar, Quilpué, Villa Alemana y San Antonio.

“Mediante la educación formal, queremos sensibilizar a la comunidad en general de que tenemos problemas y tenemos que resolverlos. En matemáticas, en artes plásticas, en música, en educación física se puede relevar la temática ambiental y hacer ejercicios relacionados con cómo proteger el medio ambiente y evitar los incendios forestales”, acotó.

Sobre el mecanismo utilizado por la Corporación para que los docentes puedan integrar la variable de la protección del entorno en sus ramos, sin alterar la planificación de sus clases ni incrementar su carga laboral, Ariz sostuvo que  “como tienen mucho trabajo, mucha presión, nosotros quisimos facilitar esto a través de la preparación de un manual que trae prácticamente todo incluido, de manera que solamente debe ser aplicado. Lo más importante es que este curso – taller está certificado por el CPEIP, o sea, tiene un valor agregado para el reconocimiento de la gestión del profesor”.

Por su parte, la docente de la escuela Presidente Salvador Allende de Viña del Mar (Glorias Navales), Paula Quero, manifestó que “la capacitación es muy buena y necesaria para todos los profesores y no solamente para los que trabajan en ciencias naturales, sino que de manera transversal poder abordar la educación ambiental en todas las áreas y asignaturas del currículum de enseñanza básica”.

Añadió que “nos entregaron material, dos libros, para trabajar quinto y sexto, y también de primero a octavo, con planificaciones transversales. Entonces, podremos generar temas de medio ambiente, como por ejemplo la contaminación, y aplicarlos en lenguaje, matemáticas, artes, entre otras asignaturas”.

La educadora hizo hincapié en la vulnerabilidad del sitio donde actualmente labora frente a la amenaza de eventuales siniestros, uno de los parámetros analizados por CONAF para realizar la convocatoria de docentes. “En el sector de Glorias Navales existen varias quebradas, de hecho, hay tomas de terreno y mucha población que se ha instalado de manera ilegal, y bueno, tiene alto riesgo de que se produzcan incendios forestales, pues también hay microbasurales dentro del área”, enfatizó.

En tanto, la profesora de la escuela Jorge Rock Lara de Quilpué (población Valencia), Alejandra Toro, afirmó que a través del curso – taller aprendió, entre otras materias, “cómo motivar a los ‘chiquillos’ para que ellos se hagan responsables del cuidado de los bosques, de la naturaleza en Chile; el efecto que tiene la introducción de organismos vegetales dentro de nuestros ecosistemas; y cómo incorporar no solamente una asignatura dentro de este programa, sino que sea algo transversal para todos los ramos y que todos podamos trabajar en pos de esto”.

Finalmente, destacó que como el programa está certificado por el CPEIP, los profesores tienen la licencia para ingresarlo dentro de sus mallas curriculares, en los proyectos educativos, sin mayores trámites.

Los docentes capacitados suscribieron el compromiso de extender lo aprendido a sus colegas de institución, para que repliquen el modelo de enseñanza con énfasis en la protección del entorno, por supuesto, con  la posiblidad de solicitar más textos para la preparación de las clases. Y, en ese sentido, CONAF estima que más de nueve mil estudiantes de educación básica de la región trabajarán bajo esta fórmula el presente año.

 

11 agosto, 2016